Carlos Mulas continúa en el FMI y no tomará posesión del escaño de Rubalcaba

Carlos Mulas se queda en el Fondo Monetario Internacional (FMI), dentro del departamento de Finanzas Pública donde lleva más de una década. En un comunicado abierto, asegura que no tomará posesión del escaño vacante en el Congreso de los Diputados, tras la dimisión formalizada por Alfredo Pérez Rubalcaba el pasado 2 de septiembre y por la que él era el siguiente en la lista concurrente del PSOE a las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011. En su carta, colgada en su página web, dice: ” No se trata de una decisión fácil, pero sí muy meditada, en la que he valorado mis preferencias personales así como las implicaciones políticas que tendría mi opción final”.
En dicha misiva pública, Mulas afirma que va a continuar con su “compromiso” con el organismo financiero, ya que lo considera “una decisión coherente con la reorientación profesional que comencé hace tiempo, y que llevaba implícita una desvinculación progresiva de la actividad política para centrarme en mi carrera como profesor universitario y economista asesor en organismos internacionales”.

En dicho texto también deja claro que solicitó la baja voluntaria del PSOE en febrero de 2013, que ha guardado silencio desde entonces “por respeto institucional”, y que nada impediría que ocupara el escaño si así lo deseara, puesto que tiene “plena capacidad” para ello. Siempre según sus palabras, ha sido instigado dentro de las filas socialistas por parte de colaboradores y amigos para pronunciarse, dar un paso adelante y llevar al Parlamento las ideas por las que trabajó durante años . Mulas considera que tomar posesión del escaño “habría resucitado un episodio lamentable y sobredimensionado que quedó plenamente superado”.

La defensa de Mulas contra Amy Martin A este respecto, su portavoz declaró el día de la dimisión de Rubalcaba que “pese a todo lo que se ha dicho, Mulas nunca escribió con pseudónimo, ni se benefició del caso Amy Martin, (alias Irene Zoe Alameda o viceversa) que no causó daño patrimonial a la Fundación Ideas, Este que fue no obstante desmantelada tras el sainete que saltó por el fraude cometido por el hasta enero de 2013 director del think tank socialista. Cabe recordar que la polémica saltó cuando la esposa de Carlos Mulas, Irene Zoé Alameda, confesó ser la articulita de la Fundación Ideas que cobraba 0,16 euros por palabra por textos de un cariz variopinto.

abc Irene Zoé Alameda, alias Amy Martin El caso, se desentendió por completo el que ya es su exmarido, “fue protagonizado por su expareja y por la agencia literaria que la representaba” y se cerró en abril de 2013 con un sonoro carpetazo por parte de los dirigentes de la Fundación y de los miembros de la anterior dirección socialista.

Para Mulas, cofundador del laboratorio de ideas socialistas y director hasta su reemplazo por este escándalo, haber tocado con sus manos el acta de diputado ” habría sido un honor y la culminación de una aspiración política “, y habría azuzado la misma renovación ideológica que promovía desde el “think tank” .

Toca al son de la recuperación económica Remacha: “Aunque no estaré en la tribuna parlamentaria para defender las propuestas que allí se originaron y que motivaron mi candidatura, sí quiero aprovechar estas líneas para agradecer públicamente el esfuerzo de quienes trabajaron conmigo y poner en valor la entrega diaria de todos los que se dedican a la política, en cualquiera de sus formas”. “De ahora en adelante mi posición en el espacio público será diferente, pero seguiré trabajando junto a aquellos que realizan un esfuerzo colectivo constante para consolidar la recuperación económica en marcha y avanzar hacia un futuro mejor”, concluye.

Para saber más de Carlos Mulas leer abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.